Las Provincias

Elche CF
Fidel conduce el balón durante un partido de la temporada pasada.
Fidel conduce el balón durante un partido de la temporada pasada. / Alejandro García/EFE

ELCHE CF

El Recre demanda al Elche por la marcha de Fidel

  • Reclama una indemnización de un millón de euros ante la LFP por incumplimiento de contrato tras ser cedido al Córdoba

El Recreativo de Huelva ha presentado ante el organismo competente de la Liga de Fútbol Profesional una demanda por la que reclama al Elche la cantidad de un millón de euros por incumplimiento de contrato en el caso del jugador Fidel Chaves. El decano alega que el club franjiverde incumplió el contrato después de ceder al futbolista esta temporada al Córdoba sin pagar la penalización fijada en el contrato del jugador.

Hace tres temporadas, el Elche se hizo con los servicios de Fidel abonando una cantidad en torno a los 200.000 euros y en la negociación el Recreativo de Huelva se reservó un cuarenta por ciento de los derechos económicos del jugador como compensación por un futuro traspaso. Formado en la cantera onubense, Fidel contaba con ofertas del fútbol portugués, pero el Elche se adelantó a esta operación convenciendo al jugador. Y a pesar de que el Recreativo de Huelva no puso pegas a su marcha, aceptó reservarse un porcentaje de un futuro traspaso, que es lo que ahora exige.

En el contrato del traspaso del jugador también se establecía que el Elche estaba obligado a comunicar al Recreativo cualquier tipo de movimiento en cuanto a su futuro deportivo, y el pasado verano, al no entrar en los planes del técnico Fran Escribá, el club buscó la vía de la cesión en su última temporada en el club para evitar tener que abonar esa penalización.

Cuando se cerró su salida, el Elche sí comunicó al Recreativo de Huelva las claves de la operación. De hecho, el presidente José Sepulcre informó de primera mano al presidente del Recreativo, que mostró su enfado en privado. Y no llegaron a convencer las explicaciones porque ahora, meses después, el club onubense ha decidido llevar el tema a las instancias jurídicas deportivas.

En la demanda presentada, el Recreativo acusa al Elche de obrar con mala fe al justificar la salida del jugador, que tiene pactado un contrato por los próximos dos años con el Córdoba. Entienden que esta operación es un traspaso encubierto. De ahí, que hayan decidido apelar a la justicia deportiva, porque los dirigentes onubenses se enteraron de este acuerdo a través de los medios de comunicación. En ningún momento, según indican, recibieron una llamada desde Elche para explicar las claves de esta operación. Fue posteriormente a que el jugador ya iniciara sus primeros entrenamientos con el Córdoba cuando se produjo la conversación entre los dos presidentes, según la versión onubense.

El Recreativo reclama además el cuarenta por ciento de la ficha del futbolista, ya que es la cuantía mínima de la que se beneficia el Elche con su salida al Córdoba para rescindir de forma pactada el año de contrato que le restaba. Fidel cobraba en la entidad franjiverde una ficha en torno a los 300.000 euros, por lo que el Recre solicita un mínimo de 120.000 euros al ser el porcentaje de los derechos que le corresponden al jugador.

En el Elche se espera que la LFP le dé la razón, porque no se ha ingresado ninguna cantidad procedente del Córdoba. Y que el acuerdo del jugador con el club andaluz llega posteriormente después de hacerse oficial su cesión. El club entiende que, a nivel deportivo, el jugador no llegó a cumplir las importantes expectativas, a excepción de la temporada del ascenso a Primera. Y que, posteriormente, su nivel no estuvo acorde a la categoría y se tomó la decisión deportiva de prescindir de sus servicios sin recibir ningún traspaso.

En su primera temporada, Fidel fue un jugador clave en los planes del entrenador, llegando a disputar 40 partidos y anotar 4 goles. Su rendimiento disminuyó la siguiente campaña. A pesar de disputar 36 encuentros en Primera, en la gran mayoría de partidos siempre fue entrando desde el banquillo. En Primera, el centrocampista zurdo llegó a anotar dos goles.

Esta situación es muy similar a la que el Elche ha vivido recientemente con el caso de Alberto Botía, que militó en calidad de cedido la pasada temporada procedente del Sevilla. El Elche compró un cuarenta por ciento de sus derechos económicos del club hispalense, alrededor de 400.000 euros. El jugador, meses después, fue vendido a Olympiacos, que pagó un traspaso en torno a los 5 millones de euros. El club no ha decidido mover ficha en ese sentido porque también tiene en los juzgados dos asuntos pendientes de resolver. Una demanda por parte de la empresa que representa al jugador por devolución de un pagaré de 140.000 euros correspondiente a los gastos para la gestión de su fichaje.

La reclamación se aceptó a trámite el pasado mes en los juzgados de Elche, pero todavía no hay fecha exacta para el contencioso entre las dos partes. Y el club todavía tiene pendiente en los juzgados el caso de Wakaso Mubarak por su presunto traspaso encubierto al Villarreal, después de que fuera despedido. La agencia de representación del jugador exige una importante indemnización. La instrucción está en los juzgados de Castellón.