Las Provincias
Elche CF

elche cf

Toque de atención, mucho que mejorar

Fran Escribá llama la atención de sus jugadores en el Camp Nou.
Fran Escribá llama la atención de sus jugadores en el Camp Nou. / EFE
  • El Elche necesita reaccionar en Almería, un rival directo, antes de afrontar un calendario de altura. Fran Escribá sigue sin encontrar su 'once' tipo ni el equilibrio defensivo básico en su sistema

La libreta táctica de Fran Escribá sigue estando incompleta en este inicio de competición, después de seis jornadas. Al técnico todavía le queda mucho trabajo por delante para encontrar el equilibrio tan deseado en torno al rendimiento del equipo. Luces y sombras, mucha irregularidad en resultados y con algunos puntos fuertes y débiles que tiene que corregir el técnico, quizás en su papeleta más difícil tras cerca de tres años en el banquillo franjiverde.

No contar con un once tipo, con muchas rotaciones, justificadas por los tres partidos en menos de una semana, han condicionado la situación actual. Partiendo de la base de un proyecto completamente nuevo, con una plantilla incompleta en dos posiciones claves, el técnico todavía no ha dado con la tecla del mismo 'once' titular, algo clave.

Sí que hay una columna vertebral definida en jugadores como Edu Albacar, David Lombán, Pedro Mosquera y Jonathas que han disputado todos los minutos. Pero, las dudas siguen apareciendo en el doble pivote ante la ausencia de un jugador de corte defensivo y sobre todo en el extremo izquierdo. A ello, se suma también la falta de gol del equipo. Basta como ejemplo que ahora mismo sea un defensa, Edu Albacar el máximo realizador con dos dianas. A todo ello, el Elche ha perdido la brillante solidez defensiva con la asombró a todos sus rivales la pasada temporada, sobre todo en la segunda vuelta. Ahora mismo, con 13 goles encajados, es el segundo equipo que más tantos ha recibido. Y ese es un pecado grave dentro de los planteamientos tácticos del preparador. Queda la salvedad de haber sido el único equipo de Primera que se ha sacado ya del calendario dos de los desplazamientos más difíciles de puntuar: Barcelona y Madrid donde se encajaron ocho goles. Esta situación también ha provocado que no se haya podido mantener la portería a cero en ninguno de los seis compromisos. Y así se hace difícil poder sacar adelante los encuentros.

El debate en la portería se ha cerrado, después de tomar el técnico la decisión de prescindir de uno de los refuerzos más importantes: Tyton. El nerviosismo que transmitía el portero polaco, como así justificó Escribá, ha dado paso a la vuelta de Manu Herrera bajo los palos buscando el esperado revulsivo, pero sin resultado hasta el momento.

La gran asignatura pendiente sigue estando en el estadio Martínez Valero. La racha de imbatibilidad que duró prácticamente un año, se vino abajo el día del Eibar y tuvo su extensión ante el Celta. Solamente, se ha sido capaz de sumar un punto frente al Celta. Y para un equipo que aspira al premio máximo de la consolidación, el factor Martínez Valero debe ser clave.

En descenso

A pesar de estar en zona de descenso al término de la sexta jornada, Escribá no desespera. Y ayer en la vuelta al trabajo, ya empezó a perfilar los detalles para la primera final en Almería. Un duelo ante un rival directo. Y consciente de que hay que sumar un buen resultado porque a la vuelta de la esquina aguarda otro calendario complicado, con los duelos ante dos aspirantes a jugar la Champions League la próxima temporada: ante el Sevilla en casa, y a renglón seguido el derbi ante el Valencia a domicilio.

El entrenador haciendo gala de su optimismo que nunca pierde, a pesar del bajo momento, se aferra a la experiencia del equipo que ha sumado un punto más que la pasada temporada. Que la unión y el compromiso del equipo hará superar cualquier tipo de deficiencia táctica. Y ante todo, Escribá sabe que los fichajes realizados esta temporada la fase de adaptación para muchos de estos jugadores no ha finalizado. Y todavía no han conseguido explotar. Estos serían los casos de Pasalic, Fayçal o Víctor, sin olvidar la faceta goleadora de Jonathas que se ha visto frenada ante la falta de recursos en los últimos metros. A poco que mejoren las prestaciones del conjunto, en teoría la mejor versión del Elche debe llegar.

Y sobre todo, esperar que en el mes de diciembre, la comisión deportiva pueda hacer con retraso los deberes pendientes: la llegada de refuerzos, siempre que la LFP lo autorice. La llegada de un lateral derecho y un medio centro de corte defensivo son necesarios, ahora mismo para añadir la competencia necesaria. Mientras tanto, Escribá sigue con su plan de trabajo, su hora de ruta, buscando alternativas y refrescando su once para dar con la tecla. Y sobre todo, pensando que en Almería toca cerrar la hemorragia abierta por las tres derrotas acumuladas.