Las Provincias

Elche CF

elche cf

Estocada con un toque cruel

vídeo

Nolito, autor del gol del triunfo vigués, disputa un balón dividido a Víctor Rodríguez. / Daniel Madrigal

  • La falta de pegada condena a los franjiverde, que encadenan su tercera derrota consecutiva en Liga y segunda como locales. El Celta gana en el último minuto tras un meritorio encuentro del Elche

El Elche sufrió anoche la derrota más inesperada e injusta, quizás por los méritos realizados durante el encuentro ante un excelente Celta, que demostró por qué está invicto en la Liga. Los locales vieron como se escaparon los tres puntos en el último minuto del encuentro, con una gran acción de Nolito que ajustició un partido de alta intensidad en la segunda parte. Pudo ganar cualquier equipo, pero los gallegos pusieron ese punto de diferencia y de calidad en el momento más inesperado del encuentro.

Lo peor para los locales es que, a pesar de mejorar su rendimiento y lavar la imagen ofrecida ante el Eibar, no encontraron la fortuna ni la fórmula para encontrar mejor resultado. Ni el consuelo de la ovación de la grada sirvió a los de Fran Escribá, que cierra una semana negra, con tres derrotas consecutivas que hacen que se enciendan por primera vez en la temporada las luces de alarma.

El Elche hizo propósito de enmienda y saltó al campo con la intensidad exigida para equilibrar las diferencias futbolísticas, ante un Celta que rotó más de la cuenta en su once titular. Los franjiverde quisieron marcar el terreno, pero sin encontrar la claridad necesaria en los metros finales. Mucho trabajo, poca definición. Por ahí, poco a poco se fue diluyendo el equipo de Escribá que apenas pudo disputarle la posesión del balón al cuadro gallego que manejó el partido a su antojo, pero tampoco sin pegada en los metros finales.

El Elche empezó la casa desde el solar desde una buena base defensiva y un control en la medular para tratar de frenar la sangría de goles acumulada en las últimas cinco jornadas. La presencia de José Ángel junto a Mosquera ayudó a evitar un posible desequilibrio táctico. Un jugador de mayor cobertura, de barrer en la medular, que supo cumplir su rol, si bien Mosquera apenas apareció para asistir en la zona de ataque. El Elche apenas pudo conectar alguna jugada de peligro ante el portal de Sergio, que fue casi un mero espectador en la primera parte. En el enganche, Fayçal, otra de las novedades, apenas tuvo presencia y con el paso de los minutos la zona ofensiva se fue diluyendo. Pese al inicio incisivo de Jonathas, el brasileño bajó sus revoluciones después de ver una amarilla y estar casi a punto de ver otra por un codazo, lo mismo pasó con Garry Rodrigues y Víctor, que apenas pudieron brillar.

Al Celta, un equipo grande por la calidad en su plantilla, con jugadores 'top' como Nolito, Orellana o Charles, apenas apretó el acelerador. El desgaste de tres partidos en una semana también le pasó factura, y, por ahí, al Elche le vino bien un ritrmo más tranquilo en el partido.

El técnico Eduardo Berizzo tuvo que mover ficha con la lesión inesperada de Augusto Fernández, siendo relevado por Krohn-Delhi antes de la media hora de juego. El cambio le sentó bien porque a partir de ese momento se hizo dueño de la situación, pero sin llegada, con un Charles que pasó desapercibido en la referencia del ataque. Casi en el tiempo de descuento, el Celta dio el primer zarpazo serio, con una doble oportunidad que desbarató bien Manu Herrera. Orellana, en acción individual llegó hasta la cocina y su disparo lo desvió el portero, para posteriormente Nolito enviar fuera el rechace. Fue el gran susto, con el que se llegó al descanso. Al menos, el Celta le perdonó la vida a un equipo al que mentalmente le pudo pesar el hecho de haber encadenado dos derrotas consecutivas y no se podía permitir otro tropiezo.

La historia apenas varió en la reanudación. Es más, nueva conexión entre Nolito y Orellana, en el minuto 47 que a punto estuvo de costar un susto. Menos mal que el extremo definió mal ante el guardamente Manu Herrera.

Esa acción espabiló al público, y a punto estuvo de llegar el primer gol con un pase atrás de Jonhatas que Garry Rodrigues envió al lateral en el minuto 49. Buena respuesta de los locales que cogieron confianza con esta acción.

La mejor ocasión de los locales llegó con un remate de Fontás en su intento por despejar un balón en una falta botada por Fayçal Fajar, en el minuto 59. El balón se estrelló en el travesaño y Sergio reaccionó rápido para evitar el remate final de Jonathas. La suerte no estuvo con los ilicitanos.

El encuentro entró en un tramo de ida y vuelta. El Celta también buscó su contragolpe para abrir el marcador. En un claro error de Mosquera, otra vez Orellana no acertó a batir a Manu Herrera en su tiro cruzado en el minuto 61. Los dos equipos pusieron todas las fuerzas que les quedaban, sin reproches a la actitud y con ganas por abrir el marcador.

El Elche tuvo su gran ocasión con una internada de Coro por la derecha tas un buen pase de Jonathas, pero el delantero brasileño no pudo rematar de espaldas a la portería en una rápida acción a la contra.

Escribá se la jugó con la presencia de Corominas y tiró el resto con la presencia de Adrián por un José Ángel que hizo un gran trabajo. La moneda seguía en el aire. Y se la jugó con la presencia de Cristian Herrera en los últimos minutos.

Garry Rodrigues puso a prueba los reflejos del portero Sergio con un potente disparo desde la frontal, pero se quemó toda la pólvora en esa acción, a pesar de que el público trató de llevar en volandas al equipo hasta el pitido final. Pero, en el último minuto, una acción de gran calidad de Krohn-Dheli, en una acción a la contra, provocó que Nolito rematara la faena y pusiera el 0-1 en el marcador. Un mazazo inesperado y demasiado castigo pese a ser despedidos desde la grada con una ovación por el esfuerzo realizado.