Las Provincias

Elche CF

fotogalería

Manu Herrera se cruza con Tyton en la portería durante el trabajo conjunto realizado ayer. / Daniel Madrigal

ELCHE CF

Manu, a modo de revulsivo

  • Los franjiverde son el segundo equipo más goleado después de cinco jornadas. Escribá asienta su columna vertebral sobre Edu Albacar, Lombán, Mosquera y Jonathas, que han disputado todos los minutos hasta ahora

A pesar de haber sufrido en Madrid la mayor derrota de la era Fran Escribá (en su tercera temporada en el banquillo), el Elche no tiene tiempo para detenerse en la goleada encajada en el Santiago Bernabéu. Y es que dentro de 24 horas, los franjiverde vuelven a escena. Les aguarda el Celta de Vigo, otra prueba de fuego para los ilicitanos de cara a borrar la mala imagen ofrecida en su última comparecencia en casa y ante un rival directo en la lucha por la permanencia. Es por ello que el equipo llevó a cabo en la mañana de ayer una suave sesión de entrenamiento para pasar página a pesar de los buenos momentos a cuenta gotas ofrecidos ante el Real Madrid.

Fran Escribá volverá a introducir rotaciones para poner fin al ciclo de tres partidos en menos de una semana. Y el técnico tiene muy claro que habrá que buscar frescura ante la necesidad de volver a puntuar en el Martínez Valero.

No habrá debate ya en la portería, tras decidir sentar en el banquillo a Tyton y dar la oportunidad a Manu Herrera en el once de inicio ante el cuadro blanco. Ya dejó claro el míster, que, a pesar de la manita recibida, el portero salió reforzado en su actuación porque evitó que la cuenta pudiera ser más amplía, con varias intervenciones de mérito. Quizás el guardameta no estuvo fino en el gol del empate a uno, pero a partir de ese momento, sin lugar a dudas, fue uno de los destacados. «La idea es dar continuidad a Manu Herrera », sentenció el preparador al final del choque, por lo que uno de los fichajes estrella de la comisión deportiva quedará relegado en un segundo plano. Tyton tendrá que esperar su momento y el Elche, además, deberá compensar económicamente al PSV por cada encuentro que no salte al campo tal y como se acordó en el contrato de cesión.

Ya la temporada pasada, el técnico también se vio obligado a prescindir de Manu Herrera durante unos partidos y dar la oportunidad a Toño. Y esa suplencia provocó una reacción en positivo del portero madrileño, que después jugó toda la temporada. Esa sería la intención del técnico con el portero polaco, del que espera también una versión mejorada a partir de ahora en todas las sesiones de entrenamiento.

Para tratar de frenar la sangría goleadora, el técnico recupera a media defensa. Damián Suárez regresará al lateral derecho en lugar de Domingo Cisma, que jugó enel Bernabéu a pierna cambiada, mientras que Enzo Roco recuperará su jerarquía en el centro de la zaga por Pelegrín.

Todavía no se ha encendido la luz de alarma a nivel defensivo, pero sí que es cierto que después de cinco jornadas, los franjiverde ya son los segundos más goleados de la categoría, con 13 goles en contra. Demasiada sangría. El Deportivo de La Coruña lidera este apartado, con un tanto más. En descargo de los ilicitanos está el hecho de que en este duro inicio de la competición ha tenido que hacer frente a las dos salidas más complicadas de la temporada: ante el FC Barcelona (3-0) y ante el Real Madrid (5-1). Y por ahí, muchos equipos sufrirán marcadores similares a tenor de la aplastante superioridad que están demostrando los dos equipos más potentes del campeonato.

Escribá, por el momento, tiene las ideas muy claras en cuanto a su actual columna vertebral en este inicio de competición. Y hasta cuatro jugadores son piezas insustituibles, a tenor de la confianza que el técnico ha depositado sobre ellos. En este sentido, los defensas Edu Albacar y David Lombán, junto a Pedro Mosquera como organizador y Jonathas, en la delantera, es el póker del Elche que ha disputado los 450 minutos que el equipo lleva en la Liga. Y lo normal, es que las lógicas rotaciones que se puedan dar, no afecte a ninguno de ellos.

Sobre el desgaste acumulado hasta el momento, Sergio Pelegrín reconoció que se hace "complicado volver a competir" cuando a la vuelta de la esquina toca otro encuentro. Pero, el jugador quiso sacar la mejor lectura positiva y cree que «los esfuerzos» también estarán igualados porque el Celta, también se encuentra en la misma tesitura. Escribá cerrará hoy la puerta en la última sesión de trabajo para preparar los detalles técnicos y tácticos para recibir al conjunto pontevedrés, que llega al alza después de la victoria en el derbi frente al Dépor.