Las Provincias

Elche CF

ELCHE CF

Cristiano golpea muy duro al Elche

vídeo

Cristiano Ronaldo resuelve un mano a mano con Manu Herrera durante el partido. / Reuters

  • Los franjiverde no pueden contener a un Madrid letal pese a adelantarse con un tanto de penalti de Albacar

El Elche murió a manos de un Cristiano Ronaldo desencadenado. La superioridad blanca quedó latente durante los 90 minutos, y más cuando el portugués se cruzaba por medio, ya que era sinónimo de gol. Hizo cuatro, pero pudieron ser algunos más. El «sí se puede» que se escuchó entre la afición del Elche a raíz del 0-1 de Albacar tan solo quedó en una anécdota. La realidad golpeó duro a los franjiverde en un partido en el que no bastó con el espíritu combativo y las ganas de hacerlo bien, que lo hicieron. El Madrid es otro rollo, otra dimensión, y al final la categoría terminó por imponerse, ayudados también por una polémica arbitral que desembocó en el segundo gol merengue y el bajón moral ilicitano.

Con la experiencia del año pasado, los de Fran Escribá sabían que su juego se centraría en esperar que la solidez atrás fuera efectiva y que las rápidas salidas al contragolpe surgieran efecto, siempre echando mano de la velocidad de un Garry Rodrigues que hizo sudar a Carvajal y Marcelo, puesto que plantear otra cosa en el Bernabéu era autolesionarse.

Los franjiverde comenzaron bien plantados y aguantando los constantes envites de un Real Madrid envalentonado con la presencia de sus dos miuras en la lanza de ataque, Bale y Cristiano, que terminó luciéndose con un cuatro chicharros. La sorpresa fue mayúscula cuando el Elche se puso por delante gracias al tanto de penalti de Edu Albacar, que continúa siendo letal a los once metros. Fue Mosquera el que pretendía recoger un balón muerto en el área de Keylor cuando CR7 se lo llevó por delante al intentar despejar, lo que Clos Gómez vio claro penalti. La alegría ilicitana pudo haber sido todavía más grande si Marcelo hubiera dando un par de pasos más a la hora de derribar a un Garry que se le había escapado por completo, pero todo se zanjó con una amarilla.

Y quién iba a decirle al Elche a comienzo de temporada que uno de sus primeras polémicas esta temporada estaría focalizada en la portería. El contundente fallo que Tyton tuvo ante el Eibar y que le costó la reprimenda del Martínez Valero le pasó factura ante el Real Madrid, ya que le tocó sentarse en la banqueta. La situación, bien parecida a la del Real Madrid con Casillas y Keylor, se agravó aún más cuando Manu Herrera, con el Elche ganando, se zampó un cabeceo rápido y al primer palo de Bale en el minuto 19.

Papeleta para Keylor

La papeleta para el portero madrileño estaba claro que no iba a ser fácil pero su error disparó las alarmas. Quizá su fallo se tapó ante la inconmensurable pegada del rival que tenía delante y por la irrupción de una tercera figura, Clos Gómez, que se inventó el penalti que supondría la ventaja para el Madrid. Aún así, Manu Herrera se rehizo y, con el paso de los minutos, volvió a ser el portero al que acostumbra. Sacó un potentísimo disparo de Kroos dentro del área y sacó fuerte los puños para mandar al traste un zapatazo de Cristiano.

Ya con el empate en el marcador pero con el partido con claro color blanco, Clos Gómez interpretó como penalti una jugada insignificante en la que las botas de Mosquera y Marcelo tocaron levemente. El potente disparo a la escuadra de Cristiano dinamitó toda esperanza ilicitana, que veía atónito cómo su trabajo y fortuna se le escapaban, ya que la bestia había despertado. Apenas unos minutos más tarde, el Balón de Oro volvió demostrar que no es de este planeta para mandar a la lona otra vez al equipo de Fran Escribá. Un buen centro de Marcelo hizo que Cristiano Ronaldo se levantara imperioso entre Lombán y Pelegrín para conectar un cabezazo inapelable para Manu Herrera, que se estiró en vano.

El ritmo blanco descendió algo en la segunda mitad pero su pegada seguía siendo demoledora, mientras que el espíritu combativo de los franjiverde seguía inalterado. Fajr, Pasalic y Cristian entraron para intentar retener más el balón y quizá sacar partido al acomodo blanco pero la apuesta se perdió cuando el croata tocó por detrás a 'CR7' en el área y supuso el penalti que terminó convirtiendo en su tercer gol en el partido y el cuarto para los suyos. El Madrid no apagó la máquina de hacer goles y siguió dañando todavía más a un Elche que iba de un lado del campo para otro intentando aguantar el tipo en la recta final del choque.

Con el Madrid volcado en el ataque, Cristiano estaba dispuesto a seguir triturando a los ilicitanos. Ya en la recta final, ante un Elche que hacía tiempo que había doblado la rodilla el portugués seguía con su hambre de gol intacta. Una rápida combinación entre los atacantes madridistas dejó solo al 'killer' ante Manu Herrera, para despedir el partido con cuatro goles y con un brutal aplauso del respetable del Bernabéu.