Las Provincias

Elche CF

CRÓNICA

Jonathas le da la primera al Elche

vídeo

Los futbolistas del Elche se acercan a felicitar a Edu Albacar tras el gol de falta que logró el lateral zurdo del Elche. :: EFE/Alberto Martín

  • El delantero brasileño se luce con un gol y una asistencia en un disputado partido en Vallecas

El Elche se cobró ayer la novatada que pagó el año pasado en Vallecas en su estreno en Primera, al llevarse una importante victoria ante el que previsiblemente será uno de los rivales directos en la lucha por la permanencia al final de temporada. El cuadro franjiverde se llevó el gato al agua en un partido tremendamente disputado entre dos equipos que quisieron proponer fútbol. Escribá le ganó la partida a Jémez al sacar máximo beneficio de las pocas ocasiones de gol que tuvieron sus jugadores. Y eso ocurrió gracias a un entonado Jonathas, que por fin destapó su faceta goleadora.

El delantero brasileño fue un quebradero de cabeza para los rayistas Ze Castro y Abdoulaye. Fue una referencia en el ataque franjiverde, fijó posiciones, bajó una y otra vez el balón y arrastró a los zagueros cuando el juego lo necesitaba. La guinda a su gran partido vino en la segunda mitad, cuando por fin vio portería. El Elche filtró un pase desde el centro del campo para que Jonathas cogiera velocidad, y vaya si lo hizo. Enchufó la locomotora y como un tren se deshizo de los dos centrales rayistas que salieron a su paso para coger portería y ajustar un disparo con el interior de su pierna derecha que terminó en el fondo de la portería de Cristian Álvarez.

La obra de la nueva sensación franjiverde se hizo más grande cuando volvió a poner el tren en marcha. Jonathas recogió un balón en largo y comenzó a escorarse para llevarse tras de sí a los defensas del Rayo Vallecano que picaron en el engaño. Ya cuando estaba casi pisando córner vio cómo desde la segunda línea aparecía a toda velocidad Mosquera, al que le dejó el balón con la posición perfecta para lanzar un disparo que terminó siendo certero y se convirtió en el tercer tanto del Elche.

El encuentro no tuvo ni un solo respiro. Desde el comienzo, los dos equipos se lanzaban golpes una y otra vez. Y si en el Elche el 'MVP' fue Jonathas, en el Rayo Vallecano fue Kakuta. El jugador cedido por el Chelsea era un completo incordio para un Albacar al que seguro le costó un dolor de cabeza. Rápido y con una gran pericia para el regate, intentó una y otra vez entrar por ambas bandas, hasta que en el descuento de la primera mitad tuvo premio. Antes, el propio lateral franjiverde había vuelvo a hacer lo que más le gusta, marcar de falta. Una entrada a la altura de la esquina del área fue la antesala del primer gol del Elche.

En el minuto 36, Edu Albacar mimó el balón, lo ajustó como quería para poder lanzar un disparo marca de la casa, que fue inalcanzable para un Cristian Álvarez que se limitó a seguir la trayectoria del esférico con la mirada. La explosión de alegría para los franjiverde fue máxima, ya que iban a alcanzar el final de la primera parte con un sabor de boca muy dulce, hasta que Kakuta se metió por medio. El tiempo se esfumaba cuando el rayista encaró a Damián y se lo quitó de encima para soltar un disparo seco y al palo de la meta de Tyton y poner las tablas en el marcador.

Minutos de agobio

Ya en la segunda parte, y tras la irrupción del 'killer' Jonathas, el Rayo se volcó en ataque. Jémez, atrevido como siempre, quitó a un central y puso más picante arriba. Aún con el mazazo de Mosquera, los locales estuvieron erre que erre intentando crear la ocasión que hiciera acortar las distancias en el marcador. El final para los ilicitanos no fue nada cómodo. Aún con dos goles de renta las pasaron canutas, ya que la asfixiante presión a la salida del balón del Rayo que el Elche había hecho durante todo el encuentro, comenzó a pasar factura en lo físico.

Albacar, a diez minutos para el final, cometió penalti al tocar el balón con las manos cuando intentaba despejar un chut local. Bueno, desde los 11 metros, no perdonó y puso máxima tensión al partido.

La grada del estadio de Vallecas comenzó a rugir como nunca para llevar a su equipo a un empate que se le resistía. Pero el peligro que creó en los minutos finales nunca llegó a convertirse en ocasiones manifiestas de gol gracias, en parte, a un gran Enzo Roco, que volvió a dejar muy buenas sensaciones.

Los de Fran Escribá se esforzaron aún más y aguantaron para poder saborear la primera victoria de la temporada, que le hace escalar en la tabla de clasificación y lo más importante: confirma que su nuevo estilo de juego sí funciona.