Las Provincias

Elche CF

La Liga impide fichar al Elche

José Sepulcre y Víctor Orta, juntos sobre el césped del Martínez Valero.
José Sepulcre y Víctor Orta, juntos sobre el césped del Martínez Valero. / Daniel Madrigal
  • El club no recibe la autorización en el último día de plazo para incorporar a Kvist tras la marcha de Cañas al Espanyol. La patronal del fútbol se opuso a la contratación del mediocentro danés a pesar de contar con un margen de 250.000 euros en el presupuesto

Plantilla cerrada hasta el mes de diciembre cuando se vuelva a reabrir el mercado de altas y bajas. El Elche no encontró la autorización de la LFP para realizar un último refuerzo en el día que se cerraba el plazo para las incorporaciones en el fútbol europeo. El desenlace era previsible a tenor de cómo se han venido desarrollando los acontecimientos en la última semana. La patronal del fútbol, atendiendo a la nueva normativa del control presupuestario, no cedió a las intenciones del club, que recientemente tuvo que forzar un aplazamiento del 12 por cien de los salarios de jugadores y cuerpo técnico para conseguir la tramitación de tres fichas.

El Elche se queda con una plantilla con pocos efectivos, solamente 20 fichas, entre ellos dos jugadores procedentes del Elche B como son José Ángel y Álvaro, que han sido los grandes beneficiados de esta situación. Lo preocupante es que la dirección deportiva se ha quedado a medias en su planificación. No ha podido cubrir dos posiciones claves: un mediocentro de corte defensivo, para atajar la marcha de Carlos Alberto Sánchez, y otro lateral derecho para hacer competencia a Damián, que se convierte en el único jugador específico en esta zona.

El Elche tuvo que maniobrar a primera hora de la mañana después de venirse abajo el principio de acuerdo para la incorporación de Cañas. El centrocampista del Swansea se cansó de esperar una solución y al final se decantó por la opción del Espanyol, que hizo oficial su fichaje a primera hora de la tarde. A pesar de esta negativa, desde la comisión deportiva se encontró rápidamente una alternativa en el danés William Kvist, del Stuttgart.

El acuerdo con el futbolista era total, pero la operación se vino abajo cuando se presentó la documentación ante la LFP. El Elche disponía de un margen presupuestario de 250.000 euros, pero no se aceptó la propuesta al entender, según sus cálculos, que el cupo económico de 13 millones para salarios del equipo estaba ya cubierto.

La LFP no ha querido conceder más margen al Elche al entender que sus números están más que ajustados al capítulo de ingresos y gastos para la presente temporada. No ya por la partida presupuestaria referida a la plantilla, sino porque el club tiene pendiente de abono este año las obras de remodelación del Martínez Valero y otros conceptos que son los que han sido determinantes para que no se lograra el visto bueno de la LFP.

La noticia no cogió de sorpresa al entrenador Fran Escribá, que al término del encuentro ante el Granada ya era conocedor de la marcha de Cañas al romperse el principio de acuerdo entre las dos partes. Escribá aseguró que «confía» en el actual equipo para conseguir el objetivo de la permanencia y quiso dar carpetazo a este espinoso asunto.

El club tiene intención esta semana de ofrecer una rueda de prensa para explicar todos los pormenores que han surgido en estos últimos días con la LFP. El presidente José Sepulcre dejó entrever que una vez cerrado el mercado de fichajes -algo que ya ha ocurrido- se darían las pertinentes explicaciones.